¿Para ser influencer hay que ser popular?

Querer ser popular en redes sociales es casi como volver a la secundaria. Apenas ves una persona cuya cuenta tiene más 100 mil seguidores, es inevitable sentirse un poco “loser”. Como dirían en la calle, “te dejaron poquitito...”

Matemática básica. Mientras tú subes entre tres y cinco stories en Instagram al día, teniendo apenas unas 100 visualizaciones, hay otro que sube entre una y dos stories y quizás llega a tener 500 vistas. Entonces, algo no está funcionando. ¿Por qué alguien que tiene solo 2 mil publicaciones puede llegar a tener hasta 200 mil seguidores? ¡Por cada foto esa persona debe tener un mínimo de 200 likes garantizados!

Pero volvamos al primer punto: “querer ser popular...” Allí está el problema. El primer síntoma de esta “social media crisis”, es la confusión de términos claves. Por eso, la primera idea errada, y de la cual parten otras igual de fallidas, es creer que ser influencer es sinónimo de popularidad. Veamos por qué:

No necesariamente sales en la tele...

...Ni en netflix. ¡Muchos presentadores, artistas y hasta participantes de programas de TV, ni siquiera usan de forma pública sus redes sociales! Sin duda, haber sido visto en una plataforma con tanta audiencia, como lo es la televisión, representa un trampolín estratégico para convertir fanáticos en seguidores. No obstante, éste es un trampolín que no todos saben aprovechar y que a otros ni siquiera les interesa utilizar de esa forma. ¡Deja los complejos!

Todo empieza a partir de una buena historia...

 

¡Entonces, encuéntrala! ¿Ya sabes qué quieres contar? La gente sigue a otra gente para entretenerse... Las redes sociales son portales a la vida de otros. Ponte a la tarea de hallar cuál será el motivo de tu historia diaria. Si te gusta la aventura, pues, ¡aventúrate! Pon a trabajar esa cámara y toma fotos “útiles”, y no dejes de contarles a las personas sobre tus viajes extremos. Házles creer a las personas que tu historia es importante.

Y si no se te ocurre nada... ¡Opina!

Está bien, puede que tu historia no sea interesante. Pero si ahorita estás frente a la pared de tu oficina y ves muchísimos títulos impresos (que si el de la licenciatura, la maestría, entre otros...), míralos bien. ¿Sabes que allí está colgada la razón por la que debes ser un influencer? Son esos méritos los que te dan el derecho de opinar y de hacer respetar tu opinión sobre algún tema. La clave es la credibilidad. En Twitter, tu opinión es como un balón de fútbol en una enorme cancha. ¡Mete buenos goles y evita equivocarte! Cuando opinas con un argumento contundente, claro y conciso, te conviertes en el héroe de quienes no se atreven a hablar. Haz que la gente crea en lo que tienes que decir.

Llena un vacío.

6pm en plena ciudad. Tu automóvil y tú comparten el mismo tranque que otros 300 autos más en una misma calle. Sin embargo, de esos 300 autos, sólo dos, incluyéndote, van escuchando K-Pop, es decir, pop coreano. Quizás estés leyendo por primera vez la palabra “K-Pop”, ¡pero existe! Las páginas web, blogs y cuentas de redes sociales dedicadas a este género musical han revolucionado no Corea, sino al mundo. ¿Conclusión? No subestimes los temas exclusivos o que pertenezcan a un nicho de mercado: ¡para gustos, los colores! Sé diferente

Conviértete en un adjetivo.

“Yo lo sigo, porque toma fotos lindas”, “yo lo sigo, porque es muy guapo”, “yo la sigo, porque se viste súper bien... Sé una referencia para las personas.

Sé constantemente creativo...

...Y creativamente constante. La constancia y el ingenio son #BFF. De nada sirve que subas muchas fotos, pero que no llamen la atención. De igual forma, no es lo ideal ser creativo y subir una foto a la semana, si pretendes ser influencer. Haz tu mayor esfuerzo para impactar.

Sé real, sé auténtico.

No hay un detector de mentiras para redes sociales que investigue a cada influencer que nos topemos. ¡No podemos probar que quizás una foto o un comentario no sea real o sincero! Sin embargo, si vas a intentar convertirte en un influencer, no lo lograrás si no disfrutas lo que haces. Eres responsable de todo lo que publiques y la gente ve para creer. A nadie le gustaría que su influencer preferido los decepcione... ¡Disfrútalo y sé de verdad!

 

Ser influencer va más allá de la definición de “popularidad”... Quizás la palabra primordial para toda persona que aspira a ser influencer es “dedicación”. Si te propones a convertirte en un influencer, tienes que estar consciente de que se trata de una labor diaria.

Por eso, procura que en esta travesía te acompañe una buena cámara. El modelo dependerá del storytelling (lo que quieres contar) a través de tus redes sociales. ¿Quieres fotos de calidad y subirlas a tus cuentas de inmediato? Entonces, te recomendamos la PowerShot SX620 HS, que posee conexión WiFi integrada y que permite el traspaso de tus fotos a otros dispositivos y así cargarlas rápidamente a tus redes.

Y  tú... ¿Qué quieres publicar? ¿Qué quieres contar a través de tus redes sociales? ¿A quiénes quieres impactar? ¡Coméntanos!

La mejor cámara que he tenido
 
Mi lente favorito por Tito Herrera